Al iniciarse por primera vez Raspbian, aparece un configurador que nos permitirá configurar algunos apartados básicos del sistema operativa, los más relevantes son los siguientes:

  •  En la primera pantalla que nos sale deberás seleccionar país idioma y zona horaria para tu Raspbian, una vez seleccionado, presiona Next.
  • En Change Password, nos permite determinar una nueva contraseña para nuestra Raspberry Pi. Por defecto el usuario es “Pi” y la contraseña es “raspberry”. El nombre de usuario no permite cambiarlo, y no es recomendable hacerlo, en caso de que sea necesario disponer de un nombre de usuario distinto, se recomienda crear un nuevo usuario.
  • Más adelante si configuramos algún medio de conexión con internet, el configurador nos sugiere realizar una actualización completa del sistema. En caso de no quererla realizar presionar “Skip”. Si realizas la actualización ten en cuenta que esta puede tomar más de una hora y que puede ralentizar notablemente el funcionamiento de la Raspberry durante el proceso de actualización. Si realizas la actualización, es recomendable no utilizar la Raspberry durante este proceso y no apagarla ni reiniciarla aún que parezca que se ha quedado congelada.
  • Al finalizar la actualización aparecerá en pantalla el mensaje que vemos en la siguiente imagen, tras presionar Ok es probable que Raspbian requiera de un reinicio.

De esta forma habremos finalizado la configuración sugerida de inicio.

Es recomendable realizar algunas configuraciones adicionales que se pueden encontrar en el apartado “Configuración de Raspberry Pi”.

  • En la pestaña Sistema de “Configuración de Raspberry Pi” podremos modificar los siguientes apartados:
    • Clave: Cambia la contraseña del usuario
    • Hostname: Es el nombre del equipo, y con el que se reconocerá en la red local
    • Iniciar en: Si escogemos Escritorio al reiniciarse carga el entorno grafico de Raspbian, si escogemos Consola, inicia sin entorno grafico
    • Ingreso automático: permite que al reiniciarse acceda automáticamente al usuario sin solicitar la contraseña
    • Esperar red: congela el arranque del sistema si la Raspberry Pi no tiene red
    • Splash Screen: muestra o elimina la imagen que aparece al iniciar Raspbian
    • Resolución: permite fijar una resolución de pantalla predeterminada al iniciar

Con esta configuración ya tenemos una Raspberry Pi con Raspbian completamente funcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *